fbpx

Comercio social. Las redes sociales como canal de venta

Comercio social. Las redes sociales como canal de venta

Hace no mucho tiempo, las redes sociales eran simplemente lugares donde compartíamos fotos de vacaciones y ‘memes’ con amigos. Pero hoy, con la llegada del comercio social, estas plataformas han evolucionado, convirtiéndose en escaparates virtuales donde las marcas muestran sus productos y nosotros, como consumidores, podemos comprar con solo un par de ‘clics’.

El comercio tradicional nos tiene acostumbrados a las tiendas, los carritos de compra y las colas para efectuar el pago. Pero en el sector digital, las redes sociales están cambiando esa dinámica. Ahora, nuestra experiencia de compra es mucho más directa y personal.

De esa forma, la experiencia del usuario cuando se realiza una compra, es interactiva y está centrada en la comunidad. En lugar de ser simples espectadores, ahora somos participantes activos. Compartimos opiniones, dejamos reseñas y nos involucramos mucho más con las marcas.

Para las empresas, cómo es lógico, esto representa una oportunidad dorada que sí o sí tienen que aprovechar. El comercio social les permite conocer mejor el comportamiento del consumidor, conocer los gustos e intereses de los clientes y ofrecer productos que realmente encajen con lo que estos están buscando.

En las próximas secciones, analizaremos cómo el comercio social está redefiniendo la forma en que compramos de manera online y cómo las marcas pueden aprovechar al máximo esta tendencia. Así que, si quieres entender un poco más sobre cómo las redes sociales están cambiando el mundo del comercio digital, estás en el lugar correcto.

¿Qué se entiende por comercio social?

Hace un par de años, si te hubieran dicho que harías tus compras del mes mientras chateas con amigos en tu red social favorita, probablemente los hubieras mirado con escepticismo.

Sin embargo, ahora piensa en las veces que estás navegando por tu red social favorita y ves un producto que te llama la atención. En el pasado, tomarías nota y buscarías en una tienda en línea o física, pero con el comercio social, ese paso intermedio desaparece. Te encuentras con un producto que te gusta y con unos pocos clics, está en camino a tu casa y todo esto sin haber salido de la propia red social.

Por eso, esta modalidad de venta no es solo publicidad, es la fusión perfecta de la actividad social con las compras online. Las plataformas han evolucionado para que no solo veas un producto, sino que puedas interactuar con él, leer sobre las experiencias de otros y decidir si es lo que realmente buscas. Es una experiencia de compra completamente renovada, más personal y adaptada a todo tipo de consumidores.

Para las marcas, el comercio social permite tener una conversación directa con sus clientes. Se vuelven más conscientes de lo que quieren, de lo que gusta y de cómo adaptarse para ofrecer exactamente eso. Cada interacción y cada comentario es una pista para entender mejor a su público y ofrecer un mejor servicio.

comercio digital a través de plataformas sociales

¿Cuál es la función social del comercio?

El comercio siempre ha sido mucho más que un mero intercambio de bienes y servicios. Si echamos la vista atrás, incluso a los tiempos del trueque, nos damos cuenta de que el comercio ha tejido la red de nuestras relaciones y ha construido puentes entre culturas.

Todos hemos estado alguna vez en un mercado local y hemos sentido esa energía. Vamos a comprar pan del día o verduras frescas y salimos con la sensación de que hay una experiencia humana en ello. Las conversaciones con el panadero, las risas con otros compradores, o simplemente el ritual de pasear y observar los puestos de venta también forman parte de la experiencia de compra.

Pero ahora vivimos en una era donde cada vez se impulsan más las compras online, aunque el núcleo sigue siendo el mismo. El comercio social digital, por ejemplo, permite comprar desde la comodidad de nuestro hogar, pero también nos da un espacio para opinar y pertenecer a una comunidad.

De esta forma, las tiendas y los mercados no solo sirven como lugares para comprar cosas, sino también como centros comunitarios. Lugares donde nos encontramos, donde las noticias se comparten y donde la cultura local se vive y se celebra.

Con el comercio social presente en las redes sociales, se está produciendo la verdadera transformación digital del aspecto social del comercio a la economía de Internet. Por eso, se trata de un tema tan interesante que está revolucionando el mundo empresarial.

¿Por qué el comercio social está revolucionando el sector de las compras en línea?

Lo que realmente resulta fascinante es cómo esta modalidad de venta ha mejorado la experiencia de compra en línea. Antes, veíamos un producto interesante y teníamos que saltar de una plataforma a otra para adquirirlo. Ahora, ese proceso es más sencillo y directo.

Además, gracias a la publicidad programática, la publicidad que se muestra a los usuarios de las redes sociales, así como los contenidos recomendados, están basadas en sus propios intereses y comportamientos previos. Esto puede sonar un poco ‘orwelliano’, pero la verdad es que se traduce en una mayor capacidad para captar la atención del usuario y optimizar el presupuesto promocional.

Si eres un pequeño empresario o acabas de lanzar una marca, el comercio social es la mejor herramienta para crecer si invertir una gran cantidad de dinero. No necesitas un gran presupuesto para crear campañas de publicidad en redes sociales, conseguir tus primeros seguidores, e ir construyendo una comunidad fiel a tu proyecto empresarial.

Cómo las redes sociales se convirtieron en plataformas de venta

Ampliando la información del apartado anterior, hay que decir que las empresas, antes veían las redes sociales principalmente como otro canal para hacer publicidad y como un método extra para atraer la atención.

Pero hace unos años todo cambió. Poco a poco, se dieron cuenta de que estas plataformas ofrecían algo único y es la posibilidad de interactuar con clientes de todo el mundo de una forma muy sencilla y económica.

Además con el ‘boom’ de los ‘influencers‘, esos chicos y chicas que nos muestran su vida diaria y nos recomiendan de todo, con su habilidad para influir en sus seguidores, se convirtieron en la nueva generación de embajadores de marca, llevando la cercanía al mundo del marketing de una manera que antes era prácticamente imposible.

Ten claro que las redes sociales no son solo para las grandes marcas con grandes presupuestos. Las pequeñas empresas, esas que quizás tienen una tienda en un barrio, o se administran desde casa, también tienen su espacio y pueden aprovechar todas las ventajas del comercio en plataformas sociales.

Cuáles son las principales plataformas sociales que se pueden enfocar al comercio y al marketing

Aunque existen una gran variedad de plataforma sociales que hoy en día se pueden enfocar al comercio, las más destacadas y conocidas son las siguientes:

  • Facebook e Instragram, los gigantes que todos conocemos y que muchos de nosotros usamos a diario, se han transformado en un enorme escaparate de comercial digital.
  • TikTok ha sido la gran revelación de los últimos años. Aunque al principio muchos lo veían como una simple aplicación para jóvenes, la realidad es que su potencia como plataforma de comercio social es innegable. Los videos cortos son el medio perfecto para que las marcas muestren sus productos en acción.
  • Youtube desde hace un tiempo permite la integración de tiendas directamente en el canal. De esta forma, los usuarios pueden comprar ‘merchandising’ relacionado con el creador de contenido desde la propia plataforma.

¿Quieres saber cómo introducir el comercio social en tu negocio físico o digital? contacta con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *