fbpx

El contenido interactivo. Qué es y cómo implementarlo

El contenido interactivo. Qué es y cómo implementarlo

Cuando se realizan estrategias de marketing cada vez nos damos más cuenta de que hablar con un tono humano y accesible marca la diferencia a la hora de conectar con los clientes. Por eso, el contenido interactivo tiene tanto éxito como medio para comunicarnos a través de los medios online.

El contenido interactivo no es un simple monólogo, sino que invita a las personas a participar, a ser parte de la experiencia y a tener voz en la conversación. Se trata por tanto de un recurso que rompe moldes y que se aleja de lo común, ofreciendo una experiencia personalizada a quien lo consume.

Implementar contenido interactivo requiere tener muy claros los objetivos que queremos lograr y cómo estos responden a lo que las personas esperan encontrar. Sí, crear este tipo de contenido puede requerir de más tiempo y recursos en comparación con el contenido común, pero los beneficios para mejorar la comunicación con tu audiencia son enormes.

En este artículo, vamos a analizar los componentes clave del contenido interactivo, ofreciendo una guía sobre cómo poner en marcha una estrategia que enriquezca la experiencia del usuario, fortalezca la relación entre la marca y su audiencia, y brinde datos valiosos para el crecimiento digital de tu negocio.

¿Qué es el contenido interactivo?

Las formas en las que se puede presentar el contenido interactivo son tan variadas como creativas. De hecho, la verdadera belleza de la interactividad radica en la personalización.

A diferencia del contenido común o estático, que es igual para todos, el interactivo se adapta a las respuestas y preferencias del usuario. De esta forma, se mejora la experiencia del usuario, pero también, las marcas obtienen datos valiosos sobre las preferencias y el comportamiento del consumidor.

Con esta metodología de contenidos, los usuarios pueden ver los resultados de sus elecciones en tiempo real. Por su parte, las marcas pueden recibir comentarios instantáneos sobre la efectividad de su contenido, permitiéndoles, si es necesario, hacer ajustes para mejorar la experiencia del usuario.

El contenido interactivo también se alinea con las tendencias actuales de marketing digital, como la gamificación, incorporando elementos de juego que aumentan el compromiso del usuario. No es un secreto que nos encantan los juegos y cuando se integran de manera inteligente en el contenido, la experiencia se vuelve mucho más interesante.

Además, el contenido interactivo tiene la capacidad de facilitar la comprensión de la información que en este se muestra. Una infografía interactiva, por ejemplo, permite a los usuarios explorar dicha información a su propio ritmo, lo que facilita la ‘digestión’ de información compleja.

Crear contenido que fomente la interacción de los usuarios

Comparación entre el contenido interactivo y el contenido estático

El contenido está considerado hoy en día el rey del posicionamiento y la captación de clientes, pero no todo el contenido tiene las mismas características. De hecho, como ya sabes, tenemos dos grandes jugadores en este terreno de juego: el contenido estático y el contenido interactivo.

El contenido estático siempre ha estado ahí. Incluye cosas como artículos de blogs, imágenes fijas y videos pregrabados. Una vez que se crea y se publica, permanece igual, proporcionando una fuente consistente de información a quien lo visualiza.

Por otro lado, el contenido interactivo siempre tiene algo nuevo que ofrecer. Como su nombre lo indica, invita a los usuarios a interactuar. Ya sea a través de encuestas, o respuestas que van marcando el resto del contenido. Con este tipo de contenido se proporciona una experiencia más dinámica, ya que se ajusta y responde a las acciones del usuario, ofreciendo una experiencia personalizada.

Una de las grandes ventajas del contenido interactivo es su capacidad para captar clientes con contenido informacional. Al requerir de una participación activa, el contenido interactivo logra mantener a los usuarios atentos por un periodo de tiempo más largo.

Cómo mejorar la experiencia de usuario con el contenido interactivo

En el corazón de una buena estrategia de marketing siempre debe encontrarse la experiencia del usuario, ya que normalmente este aspecto suele ser la diferencia entre un visitante que se convierte en cliente y uno que simplemente decide pasar de largo.

El contenido interactivo rompe el hielo invitando al usuario a participar y a expresarse. De esta forma, el usuario se convierte en un participante activo, en un compañero de diálogo y no simplemente en un mero espectador.

Puesto que este tipo de contenido es como tener una conversación en tiempo real, donde cada comentario o pregunta encuentra una respuesta inmediata, resulta bastante gratificante para el usuario, mejorando su experiencia, pero además crea un ciclo de aprendizaje, donde las empresas pueden ver los resultados de publicaciones al momento.

Por supuesto, no podemos olvidar la importancia del diseño y la creatividad para llevar a cabo esta ecuación. Un contenido interactivo bien hecho es como un libro bien escrito, nos guía a través de las páginas, manteniendo nuestro interés y facilitando la comprensión de la información.

Cómo evaluar el éxito de la implementación de contenido que fomente la interacción

La tasa de interacción es como el aplauso al final de una presentación. Si esta tasa es alta, significa que nuestro contenido ha tocado la ‘fibra’ correcta a la audiencia. Sin embargo, una tasa baja será una señal de que algo no está funcionando bien.

El tiempo que los visitantes pasan visualizando nuestro contenido es otra pista inequívoca. De hecho, es como tener una buena conversación, si la gente se queda, lógicamente es porque está disfrutando lo que estamos ofreciendo. Podemos medir esto a través del tiempo promedio que pasan en la página, o interactuando con nuestro contenido.

Por otra parte, la tasa de conversión es realmente como se ven los frutos de nuestro trabajo. Si nuestro objetivo es generar más ‘leads’ o ventas, esta tasa nos dirá qué tan bien lo estamos haciendo. Por eso, se puede considerar el reflejo directo de la efectividad de nuestro contenido interactivo en la consecución de los objetivos que tenemos en mente.

De hecho, el retorno de la inversión, o ROI, es esa realidad que nos dice si los beneficios que estamos obteniendo valen la inversión que hemos realizado.

Con toda esta información a tu disposición, si quieres implementar contenido interactivo en tu estrategia de marketing y quieres contar con ayuda profesional, contacta con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *