fbpx

El valor añadido de los bienes y servicios aplicado al marketing

El valor añadido es un concepto comercial que tiene una especial importancia a día de hoy puesto que nos encontramos en una época de oferta masiva de productos.

La posibilidad de comprar cualquier cosa a través de Internet y recibirlo cómodamente en nuestra casa a disparado el coste de oportunidad, por lo que el comportamiento del consumidor se ha ido adaptando a esta nueva realidad.

Teniendo en cuenta esto, es normal que a no ser que se tenga un producto o servicio totalmente original y con baja competencia, se tenga que hacer uso del valor añadido para dar a conocer tu negocio y hacer que tu proyecto empresarial consiga la facturación que deseas.

Con el fin de analizar todos los aspectos importantes de este tema, en este artículo, vamos a hablar sobre el valor añadido, su definición, su cálculo y cómo mejorarlo gracias a una estrategia de marketing.

¿Qué es el valor añadido de un producto?

El concepto de valor añadido es de gran importancia en la economía y la gestión empresarial, pero su significado puede variar según el contexto y la perspectiva desde la cual se analice.

En general, se refiere a la mejora que una empresa introduce en un producto o servicio, haciendo que su precio de venta supere el coste de las materias primas utilizadas en su fabricación o su puesta a disposición para el cliente.

Dicho de otro modo, es la cantidad que los consumidores están dispuestos a pagar por encima del coste de producción directo de ese bien o servicio.

El valor añadido puede originarse a través de muy distintas fuentes, como la aportación tecnológica, el diseño propio de la marca, el servicio al cliente, la mano de obra, o la integración de características adicionales que respondan directamente a los deseos de los clientes.

Por lo tanto, medir el valor añadido no siempre es sencillo, pues implica considerar tanto factores cuantitativos como cualitativos. Económicamente, puede aproximarse calculando la diferencia entre el coste de producción y el precio de venta, aunque esto no siempre refleja el valor percibido por el consumidor.

Por otro lado, la influencia del valor añadido va más allá del ámbito económico, puesto que también afecta a la identidad de marca y puede ser un diferenciador crítico en todos aquellos mercados, que por su alta oferta resulten ser muy competitivos.

El valor agregado como diferenciador de calidad entre la cantidad

¿Por qué es importante el valor agregado de los bienes y servicios?

Como estamos comentando, en un mercado competitivo, los productos que ofrecen algo único o extra tienden a destacar con respecto a los demás, sobre todo cuando varias tiendas tienen en venta productos similares o de un mismo proveedor.

Por eso, si se trabaja correctamente el valor añadido, además de servir como una técnica que te permitirá captar nuevos clientes, también te ayudará a fomentar la lealtad de marca y puede ser el principal motor que te permita justificar un precio premium que tus clientes estén dispuestos a pagar.

De hecho, los productos con valor añadido suelen cumplir o superar las expectativas de los clientes, lo cual es totalmente necesario para la promoción ‘boca a boca’.

Por lo tanto, ya sabes que las empresas que continúen adaptando sus productos para ofrecer características adicionales e innovadoras que respondan a las demandas cambiantes de los consumidores serán las que sobrevivan y puedan prosperar en la economía digital.

¿Cómo se calcula el valor añadido de una empresa?

Para calcular el valor añadido, es necesario realizar el análisis conjunto de varios elementos financieros de la empresa, entre los que se incluyen los ingresos generados, el coste de los materiales y de los servicios consumidos, así como los costes operativos.

El valor añadido se obtiene al restar el coste de los materiales y los servicios de los ingresos totales, por lo que en realidad su cálculo a nivel matemático es bastante sencillo. La fórmula básica para calcular el valor añadido es la siguiente:

Valor añadido =  Ingresos totales – Coste de materiales y servicios externos

Supongamos una empresa de fabricación que reporta ingresos anuales de 100.000 euros. Si el costo de los materiales y servicios externos utilizados para la producción asciende a 60.000 euros, el valor añadido de la empresa sería de 40.000 euros. De esta forma, este monto de capital representa el valor económico que la empresa ha agregado a los insumos utilizados.

El valor añadido ayuda a los inversores y gestores a evaluar la eficacia con que una empresa está utilizando sus recursos, pero también es una medida de su impacto económico directo. Por eso, una cifra de valor añadido elevada indica una capacidad superior para transformar materiales en productos rentables.

¿Pero qué ocurre cuando se quiere vender online con una página web un producto que tiene un precio de venta al público ya preestablecido, como en el caso de una consola?

En estos casos, puesto que no hay ninguna producción de valor, el valor añadido podría ser inexistente. No obstante, para agregar valor en productos que se venden de forma masiva, es cuando hay que prestar una especial atención a las estrategias para vender productos complejos haciendo marketing.

¿Cómo mejorar el valor añadido de los bienes y servicios de una empresa gracias al marketing?

En el marketing, el valor añadido es todo aquello que hace que un cliente determinado prefiera comprar el producto en una determinada empresa en vez de hacerlo en la tienda de la competencia.

  • Innovación de producto: El marketing impulsa la innovación al identificar y capitalizar las tendencias del mercado y las expectativas de los consumidores.
  • Mejora de la experiencia del cliente: Utilizar el marketing para mejorar la experiencia del cliente en cada fase del proceso de venta aumenta el valor percibido.
  • Branding y posicionamiento: El marketing utiliza estrategias de branding para construir una imagen de marca fuerte que conecte con los valores y las expectativas del consumidor.
  • Comunicación y soporte: Para transmitir claramente las características y los beneficios del producto a través de campañas de marketing que pueden hacer que los consumidores aprecien más profundamente el valor que se agrega a un producto.

Si necesitas atención personalizada para analizar cómo mejorar el valor añadido en tu empresa, contacta con nosotros.

post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *