fbpx

El pago por clic o PPC como modelo de publicidad online

Hoy vamos a contarte todo sobre el pago por clic y queremos empezar mencionando la evolución que ha tenido la publicidad. La historia nos muestra cómo los anuncios han pasado de ser simples ilustraciones en papel a convertirse en sofisticadas campañas que aprovechan las últimas tecnologías del mundo digital.

La llegada de internet transformó nuestro acceso a la información y revolucionó las estrategias de las marcas para captar clientes, siendo el modelo de publicidad de pago por clic (PPC) una metodología que ha cambiado el mundo de la publicidad para siempre.

Desde que irrumpió en la escena comercial y económica mundial, el PPC ha equilibrado el terreno de juego para las empresas, permitiendo que tanto las grandes corporaciones como los pequeños emprendedores puedan mostrar sus anuncios y que estos sean vistos por su público objetivo.

Con este artículo nos proponemos compartir un análisis de cómo el PPC se ha convertido en una herramienta fundamental en el mundo de los anuncios. Para ello, vamos a comentar su funcionamiento y sus características dentro de las diferentes plataformas de gestión de campañas de publicidad online.

¿Qué significa pago por clic?

El pago por clic (PPC) es un modelo publicitario donde los anunciantes pagan a las plataformas, que son comúnmente motores de búsqueda y redes sociales, cada vez que un usuario hace ‘clic’ en uno de sus anuncios. En realidad, se puede decir de forma práctica que es como comprar visitas a un sitio web o al perfil personal o empresarial de una plataforma completa.

En lugar de conseguir dichas visitas a través de una buena estructura web para posicionamiento SEO y el marketing de contenidos, se utilizan anuncios llamativos con la capacidad de captar la atención para que los usuarios hagan ‘clic’ en él, llevándolos directamente a la oferta del anunciante.

El PPC es una herramienta de precisión que requiere entender a la audiencia objetivo y para ello, el estudio de las palabras clave, pero sobre todo, la realización de una potente llamada a la acción, es lo más importante.

Bajo este modelo publicitario cada palabra clave tiene su precio en el mercado y este se define en un proceso de puja que establece cuánto está dispuesto a pagar cada anunciante por ‘clic’.

Teniendo en cuenta esto, es por lo que resulta tan importante elegir las palabras clave correctas, ya que en muchas ocasiones se puede conseguir un mejor rendimiento utilizando ‘keywords’ que quizás no esté tan competidas (siendo así menor el coste por ‘clic’), pero que igualmente sirvan para llegar al público objetivo.

Este tipo de estrategia de centrarse en palabras clave de cola larga o ‘keywords’ alternativas es especialmente útil para las pequeñas empresas y los emprendedores que inician un negocio y tienen un presupuesto publicitario limitado.

¿Cómo se calcula el coste por clic?

¿Cómo se establece lo que se va a pagar por cada clic? Comprender el coste por clic (CPC) es totalmente necesario para los anunciantes que quieran gestionar sus campañas con habilidad y destreza.

La mecánica del CPC parece inicialmente muy técnica, pero en realidad, se basa en un proceso de subasta bastante dinámico. Cada vez que un usuario realiza una búsqueda que coincide con la palabra clave, se activa una subasta en la que un anuncio compite con otros por un lugar en la página de resultados.

Sin embargo, la posición de un anuncio no se establece simplemente por cuánto está dispuesto a pagar cada anunciante. Para entenderlo mejor, imagina que estás en una subasta y ofreces una cantidad de dinero para que tu anuncio aparezca cuando alguien busca algo específico en internet. Lógicamente, no estás solo en esta subasta, compites con otros que también quieren que sus anuncios se vean.

Si un competidor dice ‘Pago 2€ por clic’ y su anuncio es un poco mejor que el tuyo, tal vez necesites ofrecer algo más para superarlo. ¿Por qué? Porque quieres que tu anuncio se muestre primero o en una mejor posición.

Características y factores de influencia en el coste por clic

No obstante, los motores de búsqueda, como Google, dan mucha importancia a la calidad de los anuncios. Si tu anuncio responde mejor a la intención de búsqueda del usuario, podría aparecer en una posición superior incluso si pagas menos que otros por ‘clic’. Esto es algo genial porque incentiva a crear anuncios mejores que realmente estén centrados en las personas.

Además, como anunciante, tienes control total sobre cuánto estás dispuesto a gastar por un ‘clic’. Puedes establecer un límite máximo y cambiarlo cuando quieras. Hay dos formas de hacerlo:

  • Ofertas automáticas: Dejas que el sistema ajuste automáticamente la cantidad que estás ofreciendo por un ‘clic’, tratando de obtener los mejores resultados posibles con tu presupuesto.
  • Ofertas manuales: Tú decides y cambias manualmente lo que estás dispuesto a pagar por ‘clic’ en anuncios o palabras clave específicas.

En palabras clave donde muchos anunciantes quieren aparecer, el costo por clic puede ser más alto debido a dicha competencia. Por otro lado, si encuentras palabras clave menos populares, podrías pagar menos por clic y aún así obtener buenos resultados.

De hecho, hasta el momento del día o el lugar donde está la persona que ve el anuncio pueden influir en el coste. Los anuncios dirigidos a grandes ciudades o mostrados durante las horas de mayor uso de una plataforma pueden ser más caros.

¿Cómo se llama la plataforma de pago por clic de Google?

Cuando navegas por la web en busca de productos, servicios, o de información, con total seguridad has interactuado con anuncios de Google, quizás incluso sin darte cuenta. Dichos anuncios son parte de una compleja plataforma conocida como Google Ads.

Aunque en realidad la grandeza de Google Ads radica en su simplicidad a la vez que ofrece herramientas para un total control de las campañas publicitarias. Como anunciante, uno puede decidir las palabras clave que activarán sus anuncios, cuánto está dispuesto a invertir por un ‘clic’ y dónde y cuándo se mostrarán los anuncios.

De esta forma, el control es muy preciso y la inversión va dirigida a obtener resultados muy concretos. Por ejemplo, se puede elegir que los anuncios solo aparezcan a personas de una ciudad específica o con un interés concreto, maximizando así las posibilidades de llegar al público objetivo.

Además, esta herramienta viene equipada con un conjunto de características analíticas que permiten monitorear el rendimiento de los anuncios. De esta forma se puede saber qué tan a menudo la gente hace ‘clic’ en ellos y qué hacen después en tu sitio propio sitio web.

La importancia de la PPC en tu estrategia de marketing digital

Ponte en la situación de que acabas de lanzar un nuevo producto o de que acabas de emprender un nuevo negocio y tienes un tiempo limitado para captar la atención del mercado y empezar a generar negocio.

El SEO es un aliado imprescindible que merece atención y trabajo, pero toma su tiempo. Sin embargo, el PPC es un acelerador que te lleva al frente de la línea de visibilidad, lógicamente, a cambio de una inversión monetaria.

Con el PPC, tus anuncios pueden comenzar a aparecer en las búsquedas de los usuarios en internet casi tan pronto como los publicas, proporcionando una ventaja de tiempo importantísima.

Además, precisamente cuando se inicia un negocio, el PPC ayuda a reflejar las preferencias y el comportamiento del consumidor. Cada ‘clic’ recopila información que permite saber si la campaña tiene futuro e incluso si el propio negocio merecerá la pena a largo plazo.

De esta forma, para las pequeñas empresas se trata de una herramienta de gran utilidad para conseguir sus primeras ventas y clientes, así como para los negocios de un mayor tamaño, es una forma de estar siempre presentes en el ‘TOP’ de los motores de búsqueda, sin importar cómo de bien se haya trabajado el SEO.

Si quieres saber más sobre cómo implementar la publicidad online en tu empresa o negocio, contacta con nosotros.

post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *